fbpx

-Publicidad-

-Publicidad-

Un universitario resuelve el misterio del raro sistema de dos estellas que ‘desafía’ las leyes de la física

Los dos astros Wolf-Rayet son una 'bomba de tiempo' que se hallan al borde del colapso, lo que desatará un brote de rayos gamma.

Un estudiante de la Universidad de Sídney (Australia) ha modelado con precisión el sistema estelar binario Apep, formado por uno de los tipos de estrellas más desconocidos para la ciencia y que hasta ahora parecía no comportarse según las leyes de la física.

-Publicidad-

El sistema Apep, que recibe su nombre en honor al dios egipcio del caos, se halla situado a 8.000 años luz de nuestro planeta y consta de dos estrellas Wolf-Rayet. Solo uno de cada cien millones de cuerpos celestes reúne las características para pertenecer a esta categoría de estrellas extremadamente brillantes que se hallan al borde del colapso, lo que dejará paso a un agujero negro o bien a una estrella de neutrones.

Ambas estrellas binarias poseen una masa de entre 10 y 15 veces la del Sol y arden generando un brillo 100.000 veces mayor. Su temperatura es cinco veces superior a la de nuestro astro, llegando a los 25.000 grados centígrados.

‘Un enigma con mente propia’

Las dos estrellas orbitan entre sí aproximadamente cada 125 años, a una distancia equivalente a la del extensión total de nuestro Sistema Solar.

Ambas proyectan una enorme cantidad de polvo estelar que se expande a una velocidad cuatro veces inferior a la de los vientos solares que circulan cerca de Apep, lo que hasta ahora era un misterio inexplicable para los expertos, que jamás han observado este fenómeno en ninguna otra región del universo.

«El polvo parece tener una mente propia, flotando mucho más despacio que los vientos estelares que deberían estar impulsándolo», precisó Yinuo Han, autor principal del trabajo.

Cuestión de velocidad

Para obtener una respuesta, el universitario utilizó imágenes Apep en alta resolución registradas por el telescopio Very Large Telescope, del Observatorio Europeo Austral, magnificándolas a una escala que permitiría «ver un garbanzo sobre una mesa a 50 kilómetros de distancia».

Tras modelar el movimiento de Apep, Han y su equipo estimaron que, dada la velocidad de rotación extremadamente alta de las estrellas, el polvo estelar es expulsado en todas direcciones, creando diversos tipos de subcorrientes en los vientos estelares que ralentizan sustancialmente el polvo.

Un final explosivo

Finalmente, concluyen que algún día el sistema binario podría explotar causando un brote de rayos gamma, uno de los fenómenos más potentes del universo capaz de destruir completamente las atmósferas de los planetas.

De hecho, se cree que este tipo de evento pudo haber causado extinciones masivas sobre la Tierra en el pasado. Afortunadamente, el sentido de rotación de Apep excluye cualquier riesgo para nuestro planeta.

LA VERDAD EN GOOGLE NOTICIAS

Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy