fbpx

-Publicidad-

-Publicidad-

Los huracanes pasan factura y debemos pagar las consecuencias

-Publicidad-

El estado de zozobra al que nos somete la madre naturaleza ha sido tradicional por la geografía poco común de nuestro continente. Una composición del suelo parecido al asiatico, islas y cayos dispersos, golfos y desembocaduras de grandes afluentes provenientes de tierra firme. Para la navegación y pesca en tiempos de convección resulta peligroso el retorno al hogar de muchos pesqueros que tienen como actividad económica la extracción de este producto en mar abierto.

El huracán Eta se origina en el caribe norte de Nicaragua con fuertes vientos de 230 kilómetros por hora destrozando todo lo que está a su paso. La escala Saffir-Simpson define y clasifica las categoría de un huracán en función de la velocidad de los vientos. La categoría 1 es la menos intensa (vientos de 119 a 153 km/h); la categoría 5 es la más intensa de 250 km/h. Estos ciclones tropicales se forman a través del aire cálido y húmedo sobre los océanos cerca de la superficie. Un torbellino en los aires que arroja fuertes vientos y agua sembrando miedo en los habitantes de la zonas costeras.

La extensión del litoral Atlántico en Honduras es de 671 kilómetros, de norte a sur inicia desde la barra del Motagua hasta Cabo Gracias a Dios. Esta es una línea fronteriza entre tierra firme y mar, condiciones apropiadas para los constantes fenómenos naturales: marejadas, huracanes, tormentas tropicales. La infraestructura de estas regiones en estaciones lluviosas se convierten en las más vulnerables, en verano el azul de las playa es inigualable. 

El cambio climático ahora más que nunca se vuelve un efecto destructivo en consecuencia al proceso devastador de la flora continental. Poblados completos han desaparecido por falta de agua y otros por exceso; el equilibrio natural está roto y los resultados no se hacen esperan. Repentino aguaceros, incendios, muertes inexplicables por falta de oxígeno marino. Los fuertes vendavales desatados en las corrientes aéreas y marinas son facturas que debemos pagar por lo dañino y perverso de nuestros actos. Lo natural no se discute ni se explica en tiempos de cobranza, simplemente debemos pagar las consecuencias.

LA VERDAD EN GOOGLE NOTICIAS

Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy